La impresión 3D

La Impresión 3D no es una tecnología precisamente nueva, está a punto de cumplir los 25 años, pero la replicación de impresoras tridimensionales en casa a unos costes bajísimos sí que es la verdadera revolución que espera en el mundo porque va a cambiar radicalmente la forma de comerciar con las cosas más cercanas a nosotros o las que siempre quisimos tener pero nunca nadie las fabricaba.

Esta tecnología permite imprimir diseños de ordenador en casa. Como si de una fotocopiadora de objetos se tratara. Es lo que se viene a llamar el avance más importante de los últimos 20 años: pasar de los bits a los átomos. Con ellas se pueden construir piezas para robots de todo tipo desde menos de cien euros, joyas, artefactos singilares, cartelería y todo lo que uno se proponga; así que es fundamental para artistas, artesanos y todo tipo de aficionados a cualquier hobby, porque con sólo diseñarlo en el ordenador o cogiendo uno de los miles existentes que se pueden encontrar en Internet, pueden reproducir cualquier cosa o cambiarla a su gusto.

Existe todo tipo de materiales para imprimir en tres dimensiones. El más normal es el plástico, lo que suelen imprimir las impresoras más baratas. Pero también puede hacerse con serrín, arena, barro, cemento, chocolate, masas alimentarias, metales y tejidos biológicos, o cualquier otro material que pueda aglutinarse con en forma pastosa.

RepRap o Do It Yourself (DIY)
También está la iniciativa “popular” con el Grupo de Clone Wars, que se dedica a construir sus propias máquinas de este tipo que también tienen bastante experiencia en de electrónica libre basada en Arduino y RapsBerry Pi. La primera placa es la que suelen llevar las impresoras 3D hechas por los aficionados del grupo RepRap en España (dentro de la filosofía del Do it Yourself, o háztelo tú mismo), que se autodenominan Clone Wars, porque cuando se tiene una máquina de este tipo se pueden imprimir piezas para la siguiente, con lo cual se clonan y tienen “descendencia”.

El movimiento RepRap fue en creado en 2005 por Adrian Bowyer, profesor de ingeniería mecánica de la Universidad de Bath en Reino Unido. El proyecto usa una técnica de fabricación por adición (primero se imprime una capa y luego la impresora sube hacia arriba el cabezal para imprimir otra encima de ella y así sucesivamente). Los costes se han abaratado tanto que las máquinas ya construidas se pueden comprar por unos 2.000 euros y las piezas para hacérselo uno mismo no llegan a los 500 euros.

3d1Yorokobu

Una Impresora 3D RepRap de Clone Wars España; manejada por ordenador, imprime en plástico cualquier pieza. Foto: Yorokobu


Un sector con previsión de más de 12.000 millones de ventas para 2018

La consultora Context cifró recientemente en un estudio que la venta mundial de impresoras 3D aumentó en un 40% en 2017 y se calcula que el sector sume más de 12.000 millones de euros en 2018 en el contexto mundial cuando hace sólo cuatro años su impacto era de tan sólo 600 millones.

La impresión 3D se configura según la mayoría de analistas como una de las tecnologías de consumo con mayor potencial de crecimiento en los próximos años, ya que esperan que en 2018 las ventas de este tipo de impresoras superen los 2,3 millones de unidades vendidas, según los estudios de la consultora Gartner, especializada en estudios de tecnologías futuras.

Según Gartner, el mercado de la impresión 3D tuvo unas cifras de ventas en 2014 de 600 millones de euros, 1.300 en 2015, 3.000 en 2016 y 6.000 en 2017 que están seguros que lleguen a los 12.000 millones de dólares en 2018 (en 2014 calculaban más de 11.000 y el sector aún se ha mostrado más pujante). Estas cifras indican que se ha cumplido su previsión de que se doblaría el aumento del peso económico de la Impresión 3D cada año, lo cual es un incremento espectacular que muestra la pujanza del mismo y su imparable futuro.

La impresoras 3D que permiten pasar de los ordenadores a la realidad cualquier cosa que se diseñe (de los bits a los átomos), lo que permitirá crear riqueza y empleo de cara a los próximos años y tendrá su impacto en la producción industrial, ya que es uno de los pilares de la llamada Industria 4.0.

Patrocinan

Fundación Telefónica
3DLAC
SEUR
FFF World
BQ

Colabora

Ayto Burgos
Universidad De Burgos

Organizan

AbadiaTecnologica
Aneft

Media Partners

La Cocina Audiovisual